Colectivo de ambientalistas platenses llevarán a Río+20 su rechazo a la “economía verde”

Sociedad / La postura está en consonancia con lo que planteará la Cancillería argentina en la cumbre, que se realizará del 20 al 22 de junio próximo. “Queremos un cambio de paradigma, no más medidas neoliberales”, explicaron.
04.06.2012 | 12:40 Comentar    |    Facebook Twitter
Por Cintia Kemelmajer
@cinkemel

En consonancia con la Cancillería argentina, que llevará la misma propuesta, una comitiva de quince platenses que viajarán a Río de Janeiro del 14 al 23 de junio para participar de la Cumbre de la Tierra Río+20 manifestarán su rechazo al concepto de “economía verde” que promueven las principales potencias mundiales. La postura está justificada en la negativa a profundizar el modelo neoliberal y la mercantilización de los bienes naturales, cuestiones que, entienden los ambientalistas locales, están encerradas en dicho concepto.

En rigor, la Cumbre Río+20 serán dos cumbres en una: por un lado, la Cumbre de Presidentes de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), y por otro, la Cumbre de los Pueblos, organizada en paralelo por la sociedad vicil. Según explicaron los miembros del Colectivo Platense que viajará a Río de Janeiro –conformado por participantes de organizaciones de género locales, cooperativas, integrantes del Museo de Ciencias Naturales, alumnos de las carreras de Periodismo, Humanidades y profesores, médicos y demás profesionales-, en la cumbre de presidentes el eje estará puesto en la llamada “economía verde” y en la “gobernanza mundial”, en tanto, en la Cumbre de los Pueblos las organizaciones civiles tendrán la oportunidad de plantear alternativas a dicho modelo de economía verde.

“La economía verde es un concepto que los países de Latinoamérica no ven muy claro, que profundiza el modelo neoliberal y la mercantilización de los recursos naturales, y profundiza la inequidad entre países del primer y del tercer mundo”, explicó Luciano Pereyra, referente del Colectivo Platense. La idea que llevarán los ambientalistas locales será el desarrollo de un sistema sustentable que incluya a la justicia social en los conceptos de medio ambiente: “El ambiente influye en lo social y hay que entender que la crisis del medio ambiente es la crisis de la civilización humana, para salir de la cual se necesita un cambio integral de paradigma”.

Los platenses que viajarán para participar de la Cumbre partirán el 14 de junio y se quedarán allí hasta el 23. Mientras tanto, se reúnen todos los jueves a las 17 en el Centro Cultural Vuelta de Obligado (calle 17 nº 1408 entre 61 y 62) y promueven talleres para debatir la postura en torno a la Conferencia Río+20 como en el video que acompaña esta nota estudiando estrategias de desarrollo sostenible enmarcado dentro del Buen Vivir cosmovisión de los pueblos originarios de América Latina.

“Esperamos que esta cumbre sirva para encontrarle una salida a este modelo. Latinoamérica está avanzada en este sentido, en cuanto al concepto de desarrollo sustentable. Pero estamos convencidos de que se necesita un cambio de paradigma que cambie el consumo de la naturaleza”, indicó Pereyra.

Postura argentina. En sucesivos encuentros que se están realizando en la Cancillería argentina previamente al viaje a Río de Janeiro, en el que participan funcionarios nacionales como Daniel Filmus, Rubén Giustiniani y Alfredo Martínez, el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, cerró la última reunión calificando en su discurso a la cuestión ambiental como “uno de los temas más trascendentes que tiene hoy la humanidad”, y advirtió que “es muy posible que el encuentro internacional “no satisfaga todas las expectativas”, pero aseguró que habrá “aportes que siempre ayudan a avanzar”. Y defendió “un modelo de desarrollo que se combine con la justicia social y la preservación de los recursos naturales para el futuro”.

La conferencia de la ONU sobre desarrollo sustentable que se realizará en junio en Río de Janeiro, será veinte años después de la primera Conferencia de la ONU sobre el tema, también realizada en Río, una conferencia pionera en alertar sobre los problemas ambientales que enfrenta la humanidad y sobre las nuevas dimensiones de injusticia social que acarrean.