Bancario platense a juicio por millonaria estafa a un jubilado

Sociedad / El acusado trabajaba en el Banco de Galicia de 7 entre 49 y 50 de La Plata. Lo acusan de un fraude superior al millón y medio de pesos.
14.01.2013 | 21:21 Comentar    |    Facebook Twitter
Por Martín Soler
noticiasplatenses@gmail.com
@martinenlared


Germán Alberto García, el empleado del banco Galicia de La Plata acusado de estafar en más de un millón y medio de pesos a un jubilado platense con un fideicomiso minero en La Rioja, deberá someterse a juicio oral ya que el juez de Garantía Guillermo Atencio avaló la investigación de la fiscal Ana Medina y elevó la causa para su debate, confirmaron fuentes judiciales a Diagonales.com.

El sospechoso había sido detenido el 1 de marzo pasado y quedó procesado por el delito de "Estafa", según se lee en la carátula del expediente judicial.

Al día siguiente García declaró ante la fiscal y deslindó responsabilidades en un ingeniero desaparecido hace cuatro años y en la crisis económica que afectó a Estados Unidos en el año 2008.

La Justicia sospecha que durante el año 2008, García, en su carácter de Oficial de Inversiones de la entidad bancaria mencionada, "valiéndose del cargo que detentaba, utilizando las instalaciones de la entidad y aparentando actuar en nombre y representación" del banco obtuvo de un cliente "previo ganar su confianza la suma de 176mil dólares y 90mil pesos", según se lee en un tramo del expediente al que accedió Diagonales.

El dinero iba a estar destinado para a la "compra de acciones de un supuesto plan de inversión en un proyecto minero" denominado "La Criollita" ubicado en la provincia de La Rioja "que le generarían un beneficio mayor al otorgado por el banco en sus operaciones pasivas".

La víctima nunca pudo recuperar el dinero, el supuesto emprendimiento minero nunca se efectivizó y el jubilado, de noventa años de edad, se quedó con las manos vacías.

Ante este panorama, García dio su versión en sede judicial. El acusado quiso descargar lastre en un ingeniero que era responsable del proyecto, pero a ese profesional le perdió el rastro en el año 2008. La identidad del ingeniero es un misterio, nadie sabe donde está.

Sobre el proyecto, García dijo que su función era captar inversores, con quienes se reunía fuera del Banco y sostuvo que el fideicomiso no se pudo realizar ya que tras el quebranto económico de Estados Unidos en 2008 "se frenaron todos los proyectos mineros".

El acusado estuvo detenido un par de días y recuperó la libertad tras el pago de una caución real (fianza) de cuarenta mil pesos.